90 años de Normas, Transparencia, Pericia y Solidaridad internacional

Acceso a www.oie.int

La OIE celebra el primer Día Mundial de la Naturaleza

3 de marzo de 2014 90 AÑOS DE PERICIA

3 de marzo de 2014: por primera vez, se dedica un día del año a sensibilizar a la opinión pública sobre la importancia de proteger la biodiversidad y de proseguir la lucha permanente contra el comercio ilegal de animales silvestres.

La OIE ha aportado su respaldo a la organización de la primera edición del Día Mundial de la Naturaleza, creado tras la adopción de una Resolución de las Naciones Unidas en 2013, en el marco de la Convención sobre el Comercio International de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Esta jornada es la oportunidad ideal para celebrar las numerosas, bellas y variadas formas de fauna y flora silvestres, y dar a conocer la multitud de beneficios que la conservación de la naturaleza proporciona a las personas.
Recordar

Consultar la página Facebook del evento.

En el marco de un mandato caracterizado por la voluntad de proteger la sanidad y el bienestar animal, una de las preocupaciones de la OIE es contribuir a la protección de la fauna silvestre y la biodiversidad.

Una de las preocupaciones de la OIE es contribuir a la protección de la fauna silvestre y la biodiversidad.
© A.Thiermann

Interacciones cada vez más frecuentes favorecen la circulación de los agentes patógenos

Las actividades humanas, las modificaciones del medio ambiente, las nuevas costumbres sociales y la adquisición de especies exóticas como animales de compañía han creado nuevas dinámicas para la propagación de las enfermedades infecciosas. Los agentes patógenos, dotados de una gran capacidad de adaptación, circulan por el mundo de una especie a otra, y evolucionan progresivamente, amenazando en permanencia al hombre y a los animales domésticos, al igual que a la fauna silvestre. En el futuro, se seguirán intensificando las interacciones entre los diferentes universos.

©A.Thiermann/ F.Diaz

Con el fin de analizar las relaciones entre sanidad animal, salud pública y medio ambiente, y de ahondar en el área de la protección de la biodiversidad en el mundo, la OIE organizó una Conferencia Mundial sobre la Fauna Salvaje, en 2011, en torno a la Sanidad animal y biodiversidad – Preparar el futuro. El evento contó con el apoyo de la Sociedad para la Conservación de la Vida Salvaje (WCS), en colaboración con la FAO y la OMS.
Recordar
Recomendaciones adoptadas (por más de 100 Países Miembros)

Animales, hombres y enfermedades

El 70% de los patógenos de origen animal provienen de la fauna salvaje.
© OIE

Los animales salvajes representan a la vez un blanco y un reservorio de agentes patógenos, tanto para los animales domésticos como para el hombre; es decir, que pueden transmitir enfermedades y, a la vez, verse afectados por ellas. Es indispensable poseer un mejor conocimiento de las enfermedades presentes en los animales salvajes, además de conocer sus mecanismos de transmisión hacia y desde los animales domésticos y el hombre, con miras a instaurar medidas de control apropiadas.
Más información

Misiones de gestión sanitaria asociadas a la fauna salvaje

  • Mantener la diversidad biológica
  • Impedir la desaparición de especies amenazadas
  • Conocer mejor la situación sanitaria de todas las poblaciones animales
  • Proteger a las poblaciones humanas y de animales domésticos frente a la introducción de enfermedades.

El seguimiento, la prevención y la lucha contra las enfermedades animales de la fauna salvaje constituyen componentes esenciales de la salvaguarda de la biodiversidad, la salud pública y la sanidad animal en el mundo.

Vigilar la fauna salvaje para comprenderla y protegerla mejor

La OIE desarrolla estrategias sobre la gestión de la fauna salvaje y la biodiversidad desde los años 80.
© A. Thiermann

La vigilancia de las enfermedades de los animales salvajes es tan importante como  la vigilancia y el control de las enfermedades que afectan los animales domésticos. A menudo, los animales salvajes tienen la función de centinelas para las enfermedades de los animales domésticos, y desempeñan un papel importante en el marco de su control.

Como la fauna salvaje abarca una gran diversidad de especies que, a menudo, viven en libertad, el seguimiento de las poblaciones representa una gran diversidad de desafíos. Desde los años 80, la OIE se dedica a la vigilancia y la protección de la fauna salvaje y la biodiversidad.

Mejor conocimiento de las enfermedades de los animales salvajes a escala mundial

Desde 1994, un Grupo de trabajo permanente, compuesto por expertos reconocidos mundialmente, trabaja sobre las enfermedades de los animales salvajes, informando y aconsejando a la OIE acerca de los problemas sanitarios que le son propios, sin importar que vivan en libertad o en cautiverio, en especial en el caso de las enfermedades con un impacto significativo, tanto en estos animales como en los domésticos, y en la salud pública. El grupo ha preparado recomendaciones y supervisado numerosas publicaciones científicas sobre el tema.
Más información

Además, este grupo se ocupa de la integración de las especies salvajes más destacadas en las normas relativas a la detección, la prevención y el control de las enfermedades que figuran en el Código Terrestre.

Mejor vigilancia de las enfermedades de los animales salvajes a escala local

Si bien el papel de los servicios veterinarios nacionales es crucial en la gestión de las problemáticas relacionadas con la fauna salvaje, la aplicación de sus competencias técnicas supone la existencia de una voluntad política y la asignación de los recursos necesarios a la puesta en marcha de diferentes programas de vigilancia e investigación científica. La OIE aporta su respaldo a los Países Miembros que necesitan reforzar sus servicios veterinarios, en especial en cuanto a las dificultades vinculadas con la fauna salvaje y la biodiversidad.

Mayor comprensión y mejor comunicación de la situación sanitaria de la fauna salvaje, a escala nacional, regional y mundial

Desde 2008, los 178 Países Miembros de la OIE han designado y capacitado puntos focales nacionales para los animales salvajes, encargados, entre otras tareas, de identificar los casos de enfermedades de estos animales en su país.

La labor conjunta apunta a un mejor conocimiento de la situación sanitaria de la fauna salvaje en el mundo, aspecto que forma parte de las misiones históricas de la OIE: garantizar la transparencia de la situación de las enfermedades animales, incluidas las de la fauna salvaje, en el mundo.

El sistema mundial de información sanitaria de la OIE integra los datos relativos a la fauna salvaje

©F. Diaz

Al hacerse miembros de la OIE, los países se comprometen a declarar la situación sanitaria de su territorio en materia de sanidad animal.

Existe una lista de 116 enfermedades de animales terrestres y acuáticos que afectan los animales domésticos y salvajes, incluyendo las que se transmiten al hombre, y que son objeto de declaración obligatoria. WAHIS, el Sistema Mundial de Información Sanitaria de la OIE, permite recopilar estos datos y divulgarlos al público a través de su interfaz web.

Sin embargo, ciertas enfermedades son específicas de la fauna salvaje y no figuran en la lista citada. Con el fin de proteger la fauna salvaje, algunas de ellas han sido seleccionadas por el grupo de expertos internacionales de la OIE con el fin de vigilarlas, tanto por la importancia que revisten para los animales salvajes, como por su impacto potencial en la salud del hombre y de los animales. Los Países Miembros de la OIE declaran, a partir de una base voluntaria, su situación respecto a estas enfermedades en la aplicación WAHIS-Wild, lanzada en enero de 2014.

Animales,  hombres y enfermedades: el ejemplo de los jabalíes

Los jabalíes pueden servir de reservorio de ciertas enfermedades, entre ellas la fiebre aftosa, la enfermedad de Aujeszky (seudorrabia), la peste porcina clásica, la peste porcina africana y la brucelosis. Estas afecciones pueden tener un impacto considerable en el sector de los cerdos domésticos y causar grandes pérdidas en la producción, debido a la fuerte mortalidad y a los sacrificios con fines profilácticos. Además, generalmente, la aparición de brotes  implica medidas de embargo entre socios comerciales.

Los acuerdos y el intercambio de información entre los servicios veterinarios nacionales y los administradores de espacios protegidos, o las asociaciones de cazadores y pescadores, resultan muy útiles para la vigilancia y la detección precoz de las enfermedades de la fauna salvaje.

Vídeo sobre las enfermedades de los animales de caza mayor (Inglés)

Más información:

hitos

cal

enero

febrero

marzo

abril

mayo

junio

julio

agosto

septiembre

octubre

noviembre

diciembre

Nuestras páginas institucionales

Página web de la sede de la OIE

Páginas web de las Representaciones Regionales de la OIE

Síguenos en

Contactos

Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

12, rue de Prony 75017 Paris, France
INFORMACIÓN: oie@oie.int
PRENSA: media@oie.int
SITIO WEB: www.oie.int
TELÉFONO: 33 (0) 1 44 15 18 88

La OIE en imágenes